El candidato presidencial por la Alianza Ganar, Efraín Alegre, dijo durante el debate presidencial 2018 que resulta injusto que quienes ganan 97.000.000 de guaraníes (los llamaremos Grupo B) al año estén aportando igual que las personas que ganan 2.000.000.000 o 2.500.000.000 (Grupo A). Esta afirmación es discutible, en base a datos de la Subsecretaría de Estado de Tributación.

La ley del Impuesto a la Renta Personal exige que quienes ganan más de 120 salarios mínimos (Grupo A) aporten el 10% de su renta y que quienes ganan menos (Grupo B), contribuyan el 8%. La tasa del impuesto es mayor para el grupo A, sin embargo, en el 2013, cuando solo este grupo tributó, el promedio de aporte fue de Gs. 1.152.620, el más bajo en comparación con los años posteriores (ver cuadro). Cuando entró el grupo B con tasa menor, el aporte promedio subió, cuando se supone que debería haber bajado, teniendo en cuenta que se incrementó la cantidad de contribuyentes con tasa menor.

Esto quiere decir que hoy en día hay más contribuyentes del IRP que ganan menos en relación al grupo A, pero su aporte en promedio es mayor. En el 2017, fueron contribuyentes aquellas personas que ganaron Gs. 141.444.504 o más y el aporte promedio subió a Gs. 3.338.783 por persona.

En otras palabras, según el cuadro, a medida que mayor cantidad de personas aportan al IRP, los del grupo A, los que más ganan en el país, aportan menos que la clase media alta que fue entrando a partir de 2014.