La realidad contradice al ministro de Trabajo de Paraguay, país que está lejos de liberar a niños, niñas y adolescentes de la carga laboral.

VER CHEQUEO »